Hola, soy Pedro Pierdant, fundador y creador Salsas Tierra Brava.

De manera permanente, promociono nuestros productos, tratando de encontrar distribuidores, agentes de venta y tiendas de autoservicio para vender nuestros productos.

Asisto a exhibir nuestros productos en diferentes ferias comerciales, algunas de ellas Mexico y otras en los Estados Unidos, como Fancy Fancy Food en San Francisco y Nueva York, así como Natural Expo East and West, otras ferias comerciales como SIAL Canada, Foodex en Japón, ANUGA en Colonia y SIAL en París.

Cuando promocionamos nuestros productos, la pregunta más común que me hacen las personas con las que hablo es: ¿Cuál es su historia? Además de las credenciales de nuestros productos, sabor, buena imagen y experiencia, la pregunta permanente es ¿Cuál es su historia?

Por esto, aquí está la historia de cómo nos convertimos en Salsas Tierra Brava, aquí está el largo viaje de trabajo que nos ha traído hasta aquí, cómo hemos luchado por mi sueño, mantener el ritmo, compartirlo con mis seres queridos, y con todo mi equipo, que por cierto, toda mi familia, amigos y colaboradores siempre han estado conmigo de la mano para que podamos ofrecer lo mejor. ¡Gracias a todos!

Salsas Tierra Brava comenzó hace 14 años hablando con mi madre acerca de la reunión familiar de Navidad, regularmente todas las fiestas y reuniones familiares se realizaban en la casa de mis padres.

A mi madre, así como a mi abuela y bisabuela, les encantaba cocinar. Incluso a mis hermanas, mis hijos, sobrino y sobrinas también les gusta. Cocinar siempre ha sido una pasión en nuestra familia. Mi madre solía cocinar para toda la familia, más de 80 personas cada Navidad, también cada fin de semana nuestra casa estaba llena de amigos y familiares, todos disfrutando y gozando de las habilidades culinarias de mi madre.

Recuerdo que los fines de semana siempre había alguien en nuestra casa pidiéndole a mi mamá que por favor hiciera esos deliciosos chilaquiles con salsa roja, o incluso molletes con salsa verde o roja … algunos de nuestros amigos simplemente llamaban y decían “¡Hola! ¿Podemos pasar a cenar? ¿Puedes hacer esas enchiladas especiales con esa deliciosa salsa? …

Estos son algunos ejemplos de cómo mi madre amaba cocinar, y ella siempre estaba allí para recibir a todos, amigos y familiares.

Entonces, allí estábamos, en diciembre de 2005, mi madre y yo hablando de cómo nuestra gran familia y amigos siempre buscaban venir a nuestra casa y pasar las noches y disfrutar de la comida que ella cocinaba, incluidas sus salsas, aderezos y auténticos platillos mexicanos que madre y abuela siempre cocinaban.

Por otro lado, yo estaba buscando crear un nuevo negocio. Algunos años antes había comenzado mi primer negocio, y tenía suficiente experiencia dando asesoría y consultoría sobre cómo exportar, cómo desarrollar productos con calidad de exportación a empresas que buscan explorar oportunidades internacionales. Como mi mamá y yo estábamos hablando de la comida que ella cocinaba, le dije a ella: ¡hagamos tus salsas! ¡Vamos a crear una marca y envasar las salsas, venderlas y compartir en todo el mundo estas recetas únicas que a todos les encantan! Esa fue solo la primera idea, mi mente no podía parar de todas las ideas que se me ocurrían al respecto.

Empecé a buscar una marca. Quería llamarla Carmelita (honrando a mi madre) pero la marca no estaba disponible, otro intento fue La Abuela, y tampoco esta disponible y luego dije: Ok,  si vamos a ofrecer salsas únicas al mundo y queremos representar a México y a su gente, ¡vamos a llamarlas Tierra Brava! Busqué la marca y estaba disponible. Me gustó mucho y decidí registrar la marca en México, Estados Unidos y otros países.

Nuestra imagen

Cuando pensaba en la imagen de nuestra marca, pensaba en algo representativo de México y que pudiera mantener un diseño elegante. Durante más de cuatro meses estuve pensando en imágenes e hice una lluvia de ideas con ilustraciones, fue entonces cuando decidí usar un gallo como imagen. Compartí mis ideas con mi segunda hermana, y ella me ayudó a crear el logotipo. Solo le dije que quería algo elegante y colorido, algo que la gente pueda recordar como mexicano y después de muchas ideas y revisiones, nació nuestro logotipo que es un gallo de pelea con su elegante cola de colores, que transmite la fuerza, valentía y alegría que siempre nos ha caracterizado a los mexicanos.

Maquiladores

Una vez que tuvimos el diseño del gallo y la marca registrada, mi hermana y yo comenzamos a trabajar en las ideas para las etiquetas. Ibamos a comenzar con dos salsas diferentes: salsas de estilo casero verde y roja. Al mismo tiempo, comencé a buscar proveedores. Necesitaba proveedores para un frasco, una botella, una tapa y una etiqueta. Inocentemente, ¡Pensé que eso era todo!

Al tener la primera reunión con un proveedor, me preguntó: ¿Estás haciendo tus propios productos o alguien te los maquila? Parece que un maquilador sería la mejor solución para el proyecto y me hizo el favor de presentarme a mi primer maquilador, tiempo después, comencé a hacer con el salsa de Chipotle porque en ese momento me resultaba más viable. Mi proyecto había dado algunos giros.

Ese fue un buen comienzo, pero ¡vaya!, también fue un verdadero dolor de cabeza. Desarrollamos dos recetas más, no de las recetas de libros familiares, y comenzamos a hacer promociones. Con tres productos para mostrar, decidí promocionarnos en la feria internacional Foodex en Japón. ¡Tuvimos mucho éxito presentando nuestros productos!  Regresé de Japón con muchas cosas que hacer, muchas cosas que cambiar para que podamos estar mejor preparados y vender en grande. En ese momento, mi maquilador dijo que era demasiado trabajo por hacer, y que no tenía intención de cambiar su proceso a menos que yo pueda asegurarle y pagar por adelantado grandes pedidos de producción.

Justo cuando regresaba de Japón, enviamos nuestro primer pedido a un distribuidor en los Estados Unidos, nos alegramos mucho de lograrlo, habíamos trabajado mucho para lograr cerrar el tratos con el distribuidor. Al enviar nuestros productos a EU recibimos malas noticias. Nuestros productos fueron retenidos y rechazados por la FDA (Food and Drug Administration)  porque nuestro maquilador no tenía los registros necesarios para exportar todos nuestros productos, solo uno de tres productos contaban con dicho registro y  solo ese producto podría ser aceptados por la FDA para cruzar a los Estados Unidos y los otros dos necesitábamos o destruirlos o traerlos de regreso a México. Me llevó años hacer la primera venta a los EU y necesitaba recuperar todo el producto que habíamos enviamos.

Con todo el producto que tenía de regreso en Mexico necesitaba hacer ventas locales, o estaría manteniendo un inventario bastante grande.

Mi venta al primer distribuidor que tuvimos en los Estados Unidos fue un completo desastre. Mi maquilador me hizo muchas promesas, y confié en él, pensé que me tenía cubierto. Después de cinco años, terminé mi relación comercial con ese maquilador y comencé a buscar otros.

Tomando el control y rescatando mis conversaciones con mamá.

Después de la frustrante experiencia con mi maquilador, me doy cuenta de que necesitaba tener el control de cada paso que quería dar, teniendo en cuenta todas las regulaciones alimentarias que cada procesador de alimentos debe cumplir. Fue entonces cuando decidí tomar una nueva acción: estaba comercializando Salsas Tierra Brava bajo mi nombre, y una de las mejores opciones eran crear una empresa para obtener todas las credenciales necesarias de una empresa y con ellos convertirlo en algo mas serio y formal. Ese iba a ser el primer paso para consolidar el negocio. Un segundo paso fue rescatar las recetas familiares de salsas de las que siempre hablamos mi madre y yo.

Para el año 2011, creé la compañía Lempat Foods y casi comencé desde cero. Mi madre y yo comenzamos a trabajar en su cocina.

Cuando exploramos cómo hacer las salsas, cómo obtener el mismo producto final que mi madre siempre realizaba en su cocina y obtener el mismo sabor, consistencia, color y sabor, wow, pasamos por muchos dolores de cabeza.

Mi madre y yo rescatamos las recetas familiares, hicimos en su cocina tantas pruebas para elaborar las salsas de una manera semi-industrial. Es muy diferente cocinar para un gran grupo de familiares y amigos que hacer un volumen a gran escala para llevarlos a la industria minorista y de servicios de alimentos. Queríamos mantener las recetas lo más originales posible, sin agregar colorantes ni conservadores; eso nos llevó un tiempo hacerlo, ¡pero lo logramos!

Cada vez que necesitábamos hacer muestras, mi mamá me esperaba después del trabajo e hicimos muchas muestras y pruebas hasta las 11 pm o más tarde. Trabajamos duro muchas, muchas veces. Luego decidimos hacer eso durante el día. En ese momento, si queríamos hacer muestras, el único lugar donde ambos podemos trabajar y tener suficiente espacio, era en la cocina de mi mamá.

Mientras hacíamos muestras en la cocina de mi madre, comenzamos a trabajar con otro maquilador, lo hicimos bien, pero finalmente, nuestro producto era siempre el último en hacerse. Terminamos trabajando con dos maquiladores más y todos ellos funcionaron bien, sin embargo, hacer nuestros productos con cada uno de ellos representó un esfuerzo considerable, y también una lucha diaria porque siempre hay una sorpresa.

Desde 2006, cada año que  pasa, hemos aprendido y valorado a nuestros buenos maquildaores, nuestros clientes y nuestros esfuerzos. El objetivo desde nuestros inicios ha sido tener nuestras propias instalaciones, hacer nuestro trabajo con amor, cuidado y pasión, con la misma pasión que mi mamá me mostró en la vida y en la cocina, donde siempre estuvo feliz de estar, sin importar el momento. Ella me esperó a las 8 pm o más tarde para hacer muestras, compartir conmigo algunas de sus recetas y compartir conmigo su amabilidad y amor infinito por la amistad, la paternidad y, por supuesto, la comida.

Nuestro viaje e historia de Salsas Tierra Brava y Lempat Foods se basa en los principios de hacer la mejor comida para los que amas, preparar la mejor salsa, buscar los mejores ingredientes y finalmente ofrecer el mejor producto a las personas que te importan. Esos son los principios que mi madre me enseñó y siempre compartió conmigo, mis hermanas y hermano. Nuestra historia, tanto como otras que conozco, tiene un poco de todo: drama, amor y afecto, educación, honor, disputas y sueños. Nuestra historia se basa en cómo podemos ofrecer los mejores y auténticos productos mexicanos que nuestra mamá nos mostró a nuestras hermanas y a mí para hacer y disfrutar con familiares y amigos, sin importar dónde se encuentren.

Después de tantos esfuerzos, tantas pruebas en la cocina de mi madre, ahora tenemos nuestras propias instalaciones y ofrecemos más de diez diferentes salsas picantes, la mayoría de ellas inspiradas en el libro de  recetas de la familia. Nuestros productos, bajo la marca registrada  Tierra Brava se han vendido en los Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y las Maldivas.

Al igual que todos, hemos estado tratando de expandirnos y, hasta ahora, hemos hecho un gran trabajo. Mi madre nunca fue socia de Lempat Foods, pero trabajó conmigo codo con codo para lograr mi sueño y nuestras largas conversaciones. Ella siempre estuvo ahí para mi  y me permitió compartir las recetas familiares en mi negocio. Aunque mi madre falleció hace casi dos años, me encanta compartir nuestra historia y cómo ha sido nuestro viaje de negocios durante casi 14 años. En cada salsa picante y salsas que hicimos, hay un toque especial de mi mamá, su pasión por la cocina y por compartir con otros, esto en gran parte ha dado como resultado, Lempat Foods produciendo y comercializando Salsas Tierra Brava.

Para toda la gente que cada vez me pregunta: ¿Cuál es tu historia? ¡Muchas gracias a todos! ¡Cada vez que comparto nuestra historia, me ayudan a recordar mis orígenes, mis sueños, mi familia y especialmente a mi madre!

Gracias por preguntar sobre nuestro sobre nuestra historia, más especialmente gracias por traerme tantos buenos recuerdos que tuve con mi madre, a veces es bueno mirar hacia atrás.

Realmente espero que estés buscando una auténtica salsa mexicana, disfruta de Salsas Tierra Brava. Compra, distribuye, vende y ten en tu negocio Salsas Tierra Brava.

PD. Mamá: ¡Muchas gracias por todo, te quiero! PPM